Esta ilustración la realicé para La Tora. Cuando trabajo ilustraciones en espacios como estudios, restaurantes, tiendas... Me interesa que la ilustración esté contextualizada o mantenga un dialogo con el espacio.

En este caso, contaba con una pared blanca que tenía una área de 2 x 3 m aproximadamente de pizarra y se encontraba cerca de la entrada al taller. Este rectángulo oscuro sobre la pared blanca me pareció como una ventana y recordé a los oso polares cuando están buceando en el mar. Esto me llevo a dibujar con tiza, un oso curioso buceando y que se asoma para ver quien entra al taller.